Rehabilitación energetica de edificios o su renovacion

Fecha Publicación: 27/12/2014

Rehabilitacion España

Aunque parecen términos iguales, rehabilitación energética de edificios y su renovación, o muy parecidos, cuando hablamos de rehabilitar lo que hacemos es dotar de nuevas aptitudes que determinen la calificación de un edificio, es, por tanto, un concepto que engloba la renovación o la reforma.  Por ello un plan de rehabilitación no puede ser utilizado únicamente como instrumento para reactivar un sector, el de la construcción en este caso, sino que debe usarse para gestionar los recursos que afectan a los costes de explotación de los edificios y su demanda. Esta forma de gestión tendrá que ser eficiente e innovadora, para lograr los fines propuestos

 

A la Comisión Europea se ha presentado una propuesta realizada por el Ministerio de Fomento, en cumplimiento del artículo 4 de la Directiva de eficiencia energética, propuesta a largo plazo que persigue la rehabilitación energética de los edificios pero sin tener en cuenta, en ningún momento, la política energética. Esto es un error ya que en esta estrategia propuesta no se hace mención a la reforma energética, ninguna propuesta de regulación eléctrica que promueva la reducción de costes energéticos en los edificios, ni siquiera un cambio de fuentes de energía como alternativa viable ante un futuro incierto.

Lo curioso es que la propuesta parte de la idea de que la rehabilitación es una ventaja competitiva en el caso de que, como previsiblemente se cree, se dispare el precio dentro de unos años de la energía. Así se hace hincapié en las energías renovables, y no tanto fósiles. La rehabilitación cobra un papel fundamental en época de crisis, teniendo un efecto anti-cíclico sobre la economía general mediante la dinamización de la economía global.

rehabilitacion-energetica-paneles-solares

rehabilitacion-energetica-molinos

El problema surge cuando el Ministerio de Industria y el Ministerio de Fomento van por caminos opuestos. El Ministerio de Industria votó en contra la Directiva comunitaria justificándolo en la lenta reactivación del sector de la construcción y de la recuperación económica. Aquí es cuando la propuesta pierde fuerza y evita que se pueda ahorrar mucha energía en los edificios.

 

Se parte de considerar una subvención directa del 25% que irá reduciéndose a medida que los ahorros energéticos cubran el 100% de la inversión en dicha rehabilitación. Se estiman reducciones energéticas en torno al 70%- 80% del consumo energético de las viviendas, a través de inversiones que podrán ir amortizando con cada factura energética para los escenarios futuros más probables de precios de energía y contando con las ayudas y marcos de financiación adecuados.

 

La propuesta hecha por el Ministerio de Fomento aboga por rehabilitaciones a gran escala, de elevado coste pero más rentables a largo plazo debido a los altos ahorros generados; así las actuaciones de amortización más a corto plazo deben hacer viables las más lentas, y puedan ser englobadas en productos financieros de retorno cercanos a los de la inversión inmobiliaria.

La propuesta está basada y fundamentada en la ley 8/2013 de rehabilitación energética de edificios , regeneración y renovación urbanas, la cual establece como uno de los fines de las políticas públicas para el medio urbano, “priorizar las energías renovables frente a la utilización de fuentes de energía fósil y combatir la pobreza energética con medidas a favor de la eficiencia y ahorro energético”.

 

El conflicto surge cuando la ley citada y la propuesta necesitan de un marco regulatorio del sector eléctrico bastante diferente al que ha establecido la reforma energética. El uso de energías renovables sólo cobra sentido cuando hablamos de autoconsumo en los edificios. La financiación de las inversiones en eficiencia energética a través de los ahorros en las facturas eléctricas es sólo viable con un término fijo de potencia más bajo que el que mide el consumo.

La propuesta recoge tres tipos de actuaciones:

 

-      Las que se refieren al uso y gestión de edificios que pueden logran entre un 10% y 30% de ahorro.

-      Actuaciones sobre la envolvente del edificio que pueden llegar hasta el 50% de ahorro.

-      Mejoras de instalaciones térmicas cuyo ahorro sea menor que los dos casos citados.

 

Se ha optado por dejar de lado los sistemas de gestión integrales, por su alto coste, la entrada de energías renovables, por la difícil amortización que suponen y los ahorros de emisiones de CO2, por la dificultad para calcular su capitalización. Así se tiende a recomendar el gas natural en zonas urbanas y se deja la biomasa para zonas más rurales.

 

La ley 8/2013 entra en conflicto con la propuesta hecha por el Ministerio de Fomento un año después de su entrada en vigor, y la consecuencia más directa de la reforma eléctrica es la bajada en la calidad de la rehabilitación energética a una reforma edificatoria.

Veremos en qué queda todo, lo cierto es que parece que más que avanzar damos pasos hacia atrás en relación a la eficiencia energética. Los objetivos propuestos para este año caerán en saco roto, quedándonos a la cola de Europa; subirán los precios en el futuro y, como ya se vaticina, no se habrán logrado hacer las rehabilitaciones energéticas de edificios oportunas y nos tendremos que ajustar a los elevados precios. Y eso que ya lo veíamos venir…siempre pasa lo mismo. El panorama se complica con en el escenario económico actual, pero eso no significa que no podamos hacer nada para adelantarnos al futuro. Tenemos que tener claro que el objetivo es la rehabilitación energética de más de 6 millones  de edificios con más de 50 años de antigüedad y el parque de edificios construido con anterioridad a 1.980 que supone la mitad de 25 millones.

Summary
Article Name
Rehabilitación energetica de edificios o su renovacion
Author
Description
Que debemos realizar para mejorar la eficiencia energética de nuestro edificios? optar por una rehabilitacion energética de edificios o su renovacion
The following two tabs change content below.
Soy Maria Ayerbe, responsable del departamento de arquitectura, diseño y eficiencia energéticaMaria Ayerbe