La eficiencia energética como instrumento para el crecimiento ecónomico

Fecha Publicación: 13/10/2014

ranking eficiencia energetica

Según un estudio realizado sobre la certificación energética (Informe IPM), la eficiencia energética es rentable, esto es, el futuro crecimiento económico de España y de la Unión Europea está, entre otros factores determinantes, en las inversiones en autosuficiencia energética, ya que harán que las rentabilidades sean las mayores y el consumidor de energía será clave para la consecución del nuevo modelo de ciudades ecológicas al que queremos llegar en no mucho tiempo.

 

España no es la pionera dentro de la Unión Europea en lo que a eficiencia energética se refiere, pero supondría una muy buena oportunidad, teniendo en cuenta que los datos de lo que llevamos de 2014 cifran que las actuaciones de rehabilitación energética en el 99% de las viviendas que se han registrado es necesaria, la gran inversión que la Unión Europea está realizando en medidas de eficiencia energética de edificios, estamos hablando de 80.000 millones de euros en 2020.

Sería una gran oportunidad ya que España se volvería a reenganchar y a conectar con Europa y avanzar en el objetivo planteado por la Comisión de conseguir un ahorro de energía de un 30% para 2030. Un objetivo que, aunque “manifiestamente mejorable”, tiene beneficios como el ahorro de 100.000 millones de euros a los hogares europeos en 2020, o lo que es lo mismo, 465 euros por hogar/año, con medidas que faciliten a los consumidores la gestión de su demanda a través de la plena aplicación de la Directiva de Eficiencia energética. De acuerdo con los cálculos de la Comisión Europea, este objetivo requeriría una inversión anual de 2.000 millones de euros que se compensaría con unos ahorros de 9.000 millones de euros al año sólo por la reducción del consumo de combustibles fósiles. De esta forma, el ahorro de energía se convierte en la inversión más rentable ya que por cada euro que se invierta en eficiencia energética se recuperarán 4,5 euros por la reducción de la dependencia energética.

Además, el objetivo del 30% supondrá un ahorro en 2020 de 100.000 millones de euros a los hogares europeos, o lo que es lo mismo, 465 euros por hogar/año, con medidas que faciliten a los consumidores la gestión de su demanda a través de la plena aplicación de la Directiva de Eficiencia Energética. El nuevo objetivo para 2030 evitará el 13% de las importaciones de gas y el 2% las de petróleo.

La Comisión Europea recomienda un objetivo de rehabilitación del 2% anual del parque de edificios. El paquete de objetivos para 2030 -40% de reducción de CO2, 27% de renovables y 30% de eficiencia energética-, persigue dos fines: reducir la dependencia de las importaciones de gas y petróleo y reactivar la economía europea con el desarrollo de la innovación energética que representa la generación descentralizada y la eficiencia energética.

Para poder llegar con éxito a esta “reindustrialización” de España sería conveniente crear, por un lado, un fondo nacional que respalde las inversiones en este sector, esto es, un soporte financiero a las inversiones en eficiencia energética a través de los tres recursos que establece la Directiva de eficiencia energética: el ahorro del 1,5% anual de la facturación de las empresas que venden energía a sus clientes finales, la aplicación de los fondos estructurales de la UE y los acuerdos de colaboración entre la Administración y el sistema financiero para crear distinto productos y servicios específicos y concretos que ayuden a favorecen la correcta finaciacion de proyectos.

 

.eficiencia-energetica-economia

Por otro lado sería interesante crear una ley que pudiera englobar y unificar  en una sola norma todas las medidas contempladas en las directivas de eficiencia energética de edificios y de eficiencia energética, ya que sólo han sido traspuestas parcialmente a nuestro ordenamiento jurídico­, y que definiera algunos de los conceptos de las normas europeas como el de edificios de energía casi nula, sistemas urbanos eficientes de calefacción y refrigeración, los principios de internalización de costes y de quien contamina paga y los conceptos de innovación medioambiental, de impuesto medioambiental y medición de la eficiencia energética.

Dentro de las calificaciones que puede obtener un edificio cuando se realiza el informe energético, existen grandes diferencias, respecto la máxima calificación, “A”, a la mínima, “G”, diferencias prioritariamente de consumo, que supone un 80% de consumo de energía. Es por ello que se le está dando mucha importancia a la eficiencia energética por estar considerada como innovación tecnológica y la base de nuevas especializaciones productivas. Todo esto hace que se convierta en una oportunidad para la recuperación económica tanto de la Unión Europea como de España concretamente.

Poco a poco las ciudades se están electrificando a nivel mundial, tanto edificios como transporte; el proceso se está produciendo hasta llegar a un punto en el cual el 60% de la generación eléctrica mundial será de origen renovable mientras que la generación con combustibles fósiles se reducirá hasta el 20%. Es aquí donde la eficiencia energética entra en juego, convirtiéndose en el combustible preferente y las inversiones en ahorro energético reactivarán la economía por ser las más rentables.

El problema surge cuando los objetivos marcados por la Unión Europea contrastan con las barreras a la eficiencia energética de la reforma energética en España y con la complacencia que se expresa tanto en el PNAEE 2014-2020 como la Estrategia a largo plazo de rehabilitación energética de edificios enviados a Bruselas. España ha alcanzado en 2012 los objetivos de eficiencia energética marcados por Europa para 2020 y parece que cualquier esfuerzo extra constituye un obstáculo a la recuperación de la economía. En la Estrategia de rehabilitación se prescinde de las renovables, del autoconsumo, de las TIC y del balance de CO2, que deberían ser elementos imprescindibles de una estrategia a largo plazo, para llegar al mismo punto que se quiere: recuperación económica, ciudades más verdes, más comprometidas con el medio ambiente, con menor consumo en energía.

 

The following two tabs change content below.
Soy Maria Ayerbe, responsable del departamento de arquitectura, diseño y eficiencia energéticaMaria Ayerbe