La Bombilla “Eterna” ya está en el mercado

Fecha Publicación: 05/07/2014

Bombilla larga duracion

Sale al mercado la bombilla “eterna”, lanzada bajo el nombre de IWOP, un producto puesto en el mercado por la empresa OEP Electrics, una bombilla fabricada si obsolescencia programada.

Su creador, Benito Muros, anunciaba el lanzamiento de este producto como un producto que mejoraba la eficacia de todo lo que había en el mercado.

Está bombilla surgió en EEUU, cuando en 1999 Muros y su equipo se fueron al cuartel de bomberos californiano a estudiar la bombilla que lleva 111 años encendida. Una vez analizados los materiales descartados por los que hacen bombillas con obsolescencia programada en 2001 se produjeron las primeras unidades que llevan funcionando desde entonces ininterrumpidamente.
El modelo actual que se comercializa lo inventaron hace ocho meses. Su primer cliente, la Generalitat.

Hace dos años Benito Muros creó en movimiento «Sin obsolescencia programada» (SOP), para denunciar la manipulación de los fabricantes en aras de que los productos «duren menos años». A partir de ahí pretenden comercializar esta bombilla eterna en establecimientos que apoyen este movimiento. Así electrodomésticos como una lavadora, durarían 50 o 60 años, necesitando un retoque quizás a los 40 años, pero no la vida útil de hoy en día que es de 8 años de media.

Las características principales de esa bombilla, entre otras, son el ahorro de hasta un 96% con respecto a la tecnología incandescente, ya que ilumina como una bombilla de 90/100 vatios, mientras que su consumo es de 3.5 vatios; respecto a la tecnología LED el ahorro del gasto llega hasta el 50%, aumentando la luminosidad.
En cuanto a su duración dura mínimo 100 años. Pero puede funcionar más tiempo, ya que, por los nuevos materiales empleados, nunca va a superar en su vida útil las temperaturas que tienen que soportar las bombillas para que se fundan ni va a sufrir microrroturas. Es como la tecnología aérea, si no se superan los límites de resistencia, el avión sigue volando.
La bombilla eterna da una luz cálida, parecida a la luz que irradian las bombillas incandescentes.
Además es la única bombilla del mundo que puede repararse y actualizarse, lo que hace que su duración sea extensible en el tiempo y que, no menos importante, se eviten todo tipo de residuos (en España la cifra de bombillas que se tiran a la basura asciende a 47 millones de unidades anuales)

La fabricación de esta bombilla se realiza en Cataluña, en Girona se realiza la inserción de componentes, en Barcelona se encuentra el centro de I+D+I y en Igualada se lleva a cabo el ensamblaje final y almacenamiento.
Se prevé que dentro de muy poco se comercialice en otros países como Perú, Colombia, EEUU o Brasil, entre los principales.
Dentro de España ya hay empresas interesadas en estas bombillas, como Elecnor, que ha realizado un pedido.
Esta bombilla IWOP, de cubierta blanca y casquillo con rosca grande, puede ser adquirida en Barcelona en una tienda física por un precio final de 33,88 euros y también desde Internet en www.oepelectrics.com; en las ferreterías a las que las han llevado no les ha interesado, ya que prefieren seguir vendiendo las actuales.
Sin embargo, a pesar del ahorro que supondría este descubrimiento, la bombilla “eterna” no ha convencido al grueso de la comunidad científica, que encuentra en este invento una bombilla común inmersa en una potente estrategia de marketing que se aprovecha del tirón mediático de la “obsolescencia programada”.
Muchos fabricantes y comercios no quieren este tipo de productos porque dicen no les interesa, venden menos. Las voces más críticas aseguran, sin embargo, que la reducción de la durabilidad de los aparatos electrónicos se debe no tanto a una confabulación global, sino al propio comportamiento del usuario, que exige productos a muy bajo coste y una actualización constante de los mismos en base a las modas, lo que hace que no resulte rentable para las empresas fabricar productos duraderos.

The following two tabs change content below.
Soy Maria Ayerbe, responsable del departamento de arquitectura, diseño y eficiencia energéticaMaria Ayerbe